El Niño de los Milagros

Pared con altar de Romualdito cerca de Estación Central

A metros del mall Parque Estación, en Estación Central, se encuentra la calle San Francisco Borja, la cual existe desde principios de siglo. Pero hoy, las remodelaciones han acabado con las antiguas construcciones que daban a dicha calle. Aunque, hay un pedazo de pared que todavía se mantiene.

“La pared lleva años aquí, desde que se hizo la calle. Es de un niño que se llamaba Romualdito, al cual lo atropellaron hace años por ahí cerca. Él murió, y sus familiares pusieron una animita a los píes de esa pared. Desde ese día la gente comenzó a pedirle favores y hacerle mandas, ya que dicen que el niño es milagroso. Pero esa pared se debería haber botado hace tiempo. Lo que pasa es que le tienen miedo. Miedo a que si la botan, el niño cobre venganza de alguna forma” cuenta Tamara Castro, vendedora del sector.

Varias son las historias sobre la animita de Romualdito en la calle San Francisco Borja. Algunos dicen que cumple deseos, y otros sólo piensan en que son meras supersticiones.

Eliseo Asenjo, carabinero del sector, dice que: “siempre viene gente a hacer mandas o a pedir favores, pero aún más gente viene los lunes. Yo, en lo personal, no creo en eso”.

Pero según Lucila Castro, una mujer que se ocupa de limpiar la animita, “Romualdito cumple deseos, y sí que los cumple”. Según ella la verdadera historia es que Romualdito era un niño de 11 años, que en 1930 fue asesinado. “Él iba caminando por estas calles cuando un grupo de hombres lo tomaron, lo violaron y después lo mataron, justo a los píes de ésta pared” cuenta Lucila.

“La gente comenzó a venir y a pedir deseos. Así se fue haciendo cada vez más famoso. Hoy son miles las personas que vienen a rezar y a pedir favores. Una vez un caballero quería vender su camioneta, así que vino a hacer una manda a Romualdito, a cambio, el hombre compraría un tarro de pintura y una escoba para que el sector fuera restaurado. Pero parece que al señor se le olvido pagar la manda, ya que unos días más tarde murió en un accidente automovilístico. Romualdito cumple, pero si uno no le cumple a él, cobra caro” relata Lucila Castro.

Existen muchos devotos de Romualdito, esto se puede apreciar en la gran cantidad de placas que dicen: “gracias por favor concedido”, son tantas que ni Lucila puede decir cuantas son específicamente, a pesar de que lleva 32 años trabajando como limpiadora de la animita.

Juan González es un devoto de Romualdito. Él lleva años viniendo a pedir favores y deseos, como también a dar las gracias por cada uno de ellos. “Siempre que me cumple un deseo vengo todos los lunes durante seis meses a dejarle velas, después de los seis meses, sólo vengo a veces” cuenta Juan.

Día a día miles de personas van a la animita de Romualdito, piden deseos, hacen mandas y rezan por un futuro mejor. Un lugar misterioso, pero que a parte de mantener la fe de los creyentes de Romualdito, mantiene una parte de la historia de nuestra ciudad.

Si te gustan las leyendas y mitos entonces te recomendamos:

leyendasmx 200x57 El Niño de los MilagrosleyendasES 200x57 El Niño de los Milagros

Leyendas similares:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>