San La Muerte

Santuario a San La Muerte camino a Mantilla en Formosa

La antigua región guaranítica de América del Sur y principalmente en territorios del Paraguay, del noreste de Argentina, principalmente en la provincia de Corrientes y en menor medida en Misiones, Chaco, Formosa y, al sur de Brasil (Paraná, Santa Catarina, Río Grande del Sur), desde los 1960s debido a las migraciones internas el culto a San La Muerte se ha extendido a ciertas zonas de la provincia argentina de Santa Fe y, especialmente, al Gran Buenos Aires.

Sus imágenes sirven de amuleto o payé, suelen ser talladas (a excepción de la guadaña , que se le suele añadir) en una sola pieza de madera dura, hueso (en ocasiones huesos humanos), plomo, yeso etc. Se trata de estatuillas si se quiere colocar debajo de la piel o como colgante: las más altas miden 15 cm, las más pequeñas suelen medir tres centímetros y representan a un esqueleto humano con una guadaña cuya hoja es de lata. El mango de la guadaña se apoya en una plataforma a la altura de la cintura estando por su parte toda la imagen generalmente ubicada sobre otra plataforma.

Esta es la representación más frecuente, aunque existen estatuillas con la figurilla sentada o acuclillada, sin guadaña, con las manos apoyadas en el mentón o en la nuca: estas posturas corresponden con la iconografía católica para el Señor de la Paciencia; sin embargo, esta veneración de San La Muerte nada tiene que ver con la Iglesia Católica Apostólica Romana, para la cual esta práctica de adoración a San La Muerte es considerada un culto pagano y reñido totalmente con las “enseñanzas” de Jesús.

Además de San La Muerte se le llama: Señor de la Buena Muerte, Señor de la Paciencia, San Justo Nuestro Señor de la Buena Muerte, Nuestro Señor de Dios y la Muerte, San Esqueleto , Ayucaba, Señor que Todo lo Puede (particularmente en Formosa), San Severo de la Muerte (especialmente en Corrientes y en Formosa), o – a veces por temor– solamente San o “El santito”.

A San La Muerte se lo invoca igual que a otro santo, con la diferencia que a éste sus fieles también le pueden llegar a pedir que realice algún daño a alguien.

Sus atributos son: su guadaña: El San la Muerte posee en su mano derecha una guadaña como señal de la igualdad ante Dios, simbolizando que a todo ser viviente le llegará su hora de partir ante él.
Su figura esquelética: Representa la similitud con todos los seres humanos, y que la muerte esta desarraigada de lo material, osea la tentación de los hombres.
Sus ojos rojos: Representa la sangre, que por medio de su color, une a todos los seres humanos.
Su sonrisa: Demuestra el regocijo del conocimiento eterno sobre la vida y la muerte.
Sus mantos o capas: Pueden estar representados de distintos colores: Negro, blanco o rojo.Todos refieren a la misma San la Muerte, pero manifestando la energía o el pedido del fiel ante él.
Su mirada ante el mundo: Desde su posición justa que Dios le ha otorgado para ver a los hombres con mirada equitativa.

Representaciones de distintas posiciones de su imagen:
La Santa Paciencia(sincretismo): en cuclillas, representando la búsqueda del ser humano en su reflexión ante sus anhelos y el desarrollo de la paciencia de manera de elaborar sabiduría.
El justo: Parado con la guadaña.
El Rey: el rey sentado en el trono, sincrética imagen debido a derivar de la imagen del Exú Tata Caveira.

Este amuleto no se considera eficaz si no está bendecido, pero siendo considerado parte de un culto no cristiano la iglesia se niega a realizar bendiciones de la estatuilla o cualquier representación de San La Muerte, por este motivo sus devotos acuden a las misas católicas con estas representaciones y cuando el sacerdote imparte la bendición el portador toma a la imagen con sus manos así le “transmite” la bendición, una alternativa es pedir la bendición de la figura a dos personas que sean consideradas católicas.

Con todo, en la religión católica se considera necesaria la intención del ministro para que la bendición sea válida y, puesto que los sacerdotes católicos no sólo no tiene intención de bendecir estas imágenes sino que incluso están en contra de ellas, suelen considerar que estas “bendiciones robadas” no tienen ningún valor.

Los portadores del amuleto de San La Muerte creen ser invulnerables a maleficios y desgracias y que el amuleto atrae el amor y la buena fortuna, la creencia popular se basa en pedirle rezando al Santo y a cambio hacerle una ofrenda. Ofrendas usuales son golosinas, whisky, cigarrillos, o flores. Usualmente le ponen velas (bujías, candelas) y/o se le escriben oraciones.

El culto a San La Muerte aunque no tiene “días canónicos” sí considera especiales al Viernes Santo y al Día de los Fieles Difuntos (o día de los muertos).

Se encuentra en la religión guaranítica. Algunas naciones veneraban los huesos de los antepasados a quienes pedían protección contra los fenómenos naturales y las fuerzas espirituales malignas. (Otras temían el contacto con los restos humanos y los evitaban) En tiempos de las Misiones jesuíticas guaraníes, la creencia se mezcló con elementos de la fe católica y también con la de los africanos esclavos, pudiendo afirmarse que el origen se puede rastrear en este sincretismo.

Existen relatos sobre el origen de este personaje, que lo describen como a un monje que fue ejecutado en la hoguera pero está considerado un origen apócrifo.

Del mismo modo que como ocurre con el Gauchito Gil, no es reconocido formalmente como santo por la Iglesia Católica, donde es considerado como paganismo, al ser considerado un falso dios por poseer raíces guaraníticas.

Si te gustan las leyendas y mitos entonces te recomendamos:

leyendasmx 200x57 San La MuerteleyendasES 200x57 San La Muerte

Leyendas similares:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>